La quimera del libertinaje

Muchos escritores en un intento de mostrar cuán “abierta” tienen la “mente” promocionan la libertad humana como si ésta se tratara del desarraigo de la ética, el pudor y el decoro.

La “libertad” de tomar decisiones sobre el cuerpo es ofrecida como el máximo bien que el estado y la sociedad deben garantizar a cada individuo. Quienes lo hacen dicen representar la clase con mayor acceso a educación.

-------------Anuncio-------------- --------- Fin del anuncio ----------

Conceptualmente es un bonito ideal, funciona para conquistar los oídos de los más simples, pero es una lástima que sólo se trate de un brebaje lingüístico que ha hecho extraviar a muchos. Cientos de jóvenes amparados bajo esta peligrosa idealización de la libertad atentan contra sus propias fisonomías mediante sustancias adictivas y tóxicas.

«Como es sabido y consabido, prevalece la certidumbre de la determinación, tanto en el orden económico-social, como el biológico o biogenético, y aumenta la convicción del papel determinante que tienen los factores psicológicos inconscientes e irracionales que "conducen", interna y secretamente, la vida humana. Parecería confirmarse entonces, por doquier, que eso que se llama "libertad" no es, en efecto, más que la palabra que encubre una ignorancia: un mundo que desconocemos o
que incluso "necesitamos" o "procuramos" desconocer.» - Juliana Gonzalez

Romper las tablas neuronales de la ética, la moral, el pudor y el decoro es relativamente fácil. Los que lo han conseguido piensan haber atrapado el reino de los cielos con las manos, creen que pueden instalar el ‘programa’ de “la libertad” en todo mundo.

Deja un comentario