Con el Gobierno de Duque volvieron las chuzadas ilegales

En una reciente y polémica columna publicada en la revista Semana, fueron revelados algunos detalles de lo que ya podría considerarse uno de los escándalos del año, no sin descartar que las acciones deshonestas de los gobernantes o personas con posiciones temporales de poder cada vez parecen aumentar y sorprendernos más.

Esta vez se trata de la denuncia que hizo la revista en la que manifiesta cómo bajo lo complicidad de mandos militares, fueron espiados abusivamente varios políticos de oposición al Centro Democrático, y jueces involucrados en el caso que se adelanta contra el Expresidente y actual Senador, Álvaro Uribe Vélez.

Lea también: Según Iván Cepeda, Gobierno estaría favoreciendo proceso contra Uribe

Como comprobó Noticias Uno en un informe revelado hace pocas horas, las interceptaciones estaban dirigidas sospechosamente a funcionarios que son una oposición a los intereses de Uribe y del Centro democrático, pues era para un conocido integrante de ese partido para quien la información era recogida.

Las interceptaciones ilegales tenían como centro de operaciones un cuartel de inteligencia del ejército Ubicado en Bogotá, que fue el allanado 18 de diciembre del 2019 y en el que la Corte Suprema encontró chats que revelan que militares estaban borrando información, escondían discos duros y abogados que torpedeaban el operativo.

El gran hermano-“gangster”

Image result for nothing is beyond us five eyes
Imagen Wikipedia (Five Eyes Program)

Estas interceptaciones pueden ser concebidas como parte de una burificación del programa de espionaje estadounidense.

La burificación “ganster” de espionaje porque como denunció la revista Semana, los involucrados del ejército intentaron abiertamente intimidar a Semana para que no liberara ni recolectara información suficiente. Los métodos de intimidación incluyeron contratar a asesinos a tiempo parcial con los que seguían a varios trabajadores de la revista. A tiempo parcial porque las horas ‘de descanso’ las cubrían otros miembros del ejército, por lo que los seguimientos eran realizados a tiempo completo.

Además la revista semana también denunció que otros métodos de intimidación a los periodistas de esa casa editorial incluían el envío de lápidas y elementos amenazantes de asesinato.

Lea también: Asesinato de al menos ocho niños en Caquetá involucraría al nuevo jefe del ejército de Colombia

Lo anterior como confirmó la revista Semana, fue lo que originó la renuncia de Nicasio Martínez, a quien el presidente Iván Duque afrontó en la casa de Nariño y le pidió explicaciones sobre el caso, mucho antes que los Colombianos fueran informados del caso.

Sin embargo, Duque desde Bojayá en el departamento del chocó negó que esos fueran los motivos y dijo que se había tratado de una renuncia por motivos personales.

El curioso modo de operación de las interceptaciones

En la versión del testigo anónimo de Semana algunas afirmaciones del modo de operación del espionaje no concuerdan.

Según el testigo el ejército adquirió software que permitía acceder a “cualquier dispositivo” “sin dejar rastro”.

“Un coronel de ciberinteligencia me ofreció 50 millones de pesos para introducir un malware (virus) en los computadores de periodistas de Semana y así poder acceder a la información”

Pero aunque es posible que el software en sí no deje registros en el sistema, de todas maneras es posible acceder a otros registros que pueden ayudar a desvelar qué información fue extraída y quién la recibió.

FUENTES:

3 comentarios en «Con el Gobierno de Duque volvieron las chuzadas ilegales»

    1. Definitivamente esté farandulero de Iván Duque debe renunciar y qué convoquen nuevas elecciones generales tanto dé congreso y presidenciales. Qué dicen los noticieros y medios lacayos del gobierno corrupto dé Duque y él Centró Demoníaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *