Colombianos denuncian la laxitud de la JEP contra las FARC

Es un hecho que cualquier razonamiento basado en el odio merece toda nuestra desconfianza. Posiblemente también las conclusiones que provienen del amor a un ideal distinto a la ética universal de Platón.

[cita texto=’ Todo arte y toda investigación científica, lo mismo que toda acción y elección parecen tender a algún bien; y por ello definieron con toda pulcritud el bien los que dijeron ser aquello a que todas las cosas aspiran.’ autor=’ Aristóteles, Ética a Nicómaco, libro 1,1′]


[cita texto=’ Siendo como son en gran número las acciones y las artes y ciencias, muchos serán por consiguiente los fines. Así, el fin de la medicina es la salud; el de la construcción naval, el navío; el de la estrategia, la victoria, y el de la ciencia económica, la riqueza.’ autor=’ Aristóteles, Ética a Nicómaco, libro 1,1′]

Un poco de levadura fermenta toda la masa. Hasta el momento la JEP sólo se ha dedicado ha investigar los crímenes cometidos por instituciones oficiales como las fuerza pública. Así lo afirman la mitad de los Colombianos, por quienes ha hablado Jaime Arizabaleta.

Según Arizabaleta, los juicios e investigaciones de la JEP están viciados, ya que, supuestamente, sirven solamente a las ideologías de la izquierda. Para el abogado Javeriano, la demostrada laxitud de la JEP hacia las FARC resulta de un sesgo ideológico de los miembros de la JEP.

Para el abogado, la cobertura mediática que los medios han dado a las polémicas declaraciones del general Montoya son producto de una cortina publicitaria. Según Arizabaleta, una cortina de la JEP a favor de las FARC. De igual manera concluye que eso constituye un ataque al Ejército Colombiano y a Álvaro Uribe Vélez.

Tal parece que Arizabaleta pasó por alto un importante detalle. Todos sabemos que los ex-guerrilleros de las FARC pertenecían a un grupo criminal. Un grupo dedicado a actuar fuera de la consigna de la ley y la ética. Por eso, no es de extrañar que las actuaciones aberrantes de quienes eran considerados héroes sean más difundidas que las del grupo FARC.

Es apenas normal que los crímenes cometidos por miembros de la fuerza pública produzcan tanta indignación social. El objetivo de la fuerza pública es servir al imperio de la ley, o eso es lo que la sociedad espera.

Aunque eso no significa que el repudio a todos los miembros de la fuerza pública sea justificable. No obstante, la sociedad merece y exige saber la verdad. Es una cuestión de justicia que quienes cometan crímenes respondan. Eso sin importar si lo hicieron bajo el manifiesto de una ideología de izquierda, centro , derecha, o cualquiera de los extremos.

Fuentes:

https://www.jep.gov.co/Infografas/cifras-febrero-21.pdf

https://www.elparchedelcapuchino.com/rompamos-la-jep/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *