Encarcelan a policías que descubrieron la conspiración de fraude electoral en 2018

Un juez acordó encarcelar a los policías que descubrieron que el partido gobernante de Colombia conspiró con la mafia para manipular las elecciones de 2018 a favor del presidente Iván Duque .

En un controvertido fallo, un juez de Bogotá dictaminó que el arresto de los policías era legal a pesar de evidencia de que son víctimas de una conspiración pagada por el narcotraficante encarcelado Marquitos Figueroa.

El funcionario del inspector general que supervisó el caso confirmó accidentalmente la conspiración registrada, diciendo que el juez nunca le informó antes del fallo que el mayor Yefferson Tocarruncho y el sargento Wadith Velásquez recibirían arresto domiciliario en lugar de ser enviados a la cárcel.

Las entrañas del estado de la mafia

Marquitos Figueroa

Mientras que los miembros del Partido del Centro Democrático implicados en el complot de fraude electoral de 2018 continúan libres, el intermediario de Figueroa está muerto,  los policías que descubrieron casualmente la conspiración están encarcelados y los periodistas que han estado informando sobre el escándalo temen por sus vidas.

Los periodistas Gonzalo Guillén, Julián Martínez y Diana López reiteraron el lunes que han sido sombreados y han recibido amenazas de muerte desde que comenzaron a informar sobre uno de los escándalos de corrupción más grandes en la historia moderna de Colombia.

Primero los investigadores, luego la evidencia

Ex-jefe de la mafia Jose Guillermo Hernandez y el Presidente Iván Duque. (Imagen: La Nueva Prensa)

Los periodistas y la revelación provocó que la Corte Suprema abriera una investigación contra el patrón político de Duque, el ex presidente Álvaro Uribe y el Congreso para investigar al presidente.

La fiscalía, por otro lado, parece estar intentando que las escuchas telefónicas y las grabaciones que proporcionan la pistola humeante en las investigaciones sean declaradas ilegales.

Los policías están encarcelados, mientras que Figueroa aún no ha sido condenado cuatro años después de ser extraditado de Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *